La edición de 2014 de los 500 kilómetros de Alcañiz, celebrada ayer sábado en Motorland Aragón, permanecerá durante mucho tiempo en la memoria de todos los integrantes del equipo madrileño, no solamente por el triunfo alcanzado sino también por la forma en la que se logró: luchando prácticamente hasta el último segundo de la carrera de cuatro horas de duración.

Por la mañana, en la sesión de clasificación disputada tal y como se preveía ya desde el viernes en condiciones de lluvia, William Paul, Ferrán Monje y Fernando Monje lograban la sexta posición en parrilla con el Porsche 911 GT3 Cup (Type 991) al mismo tiempo que, en D3, los Volkswagen Scirocco GT24 se situaban en sexta posición, la unidad compartida por Miguel Ángel de Castro y Andrew Waller, y undécima, la de Jaime Carbó, Michel Lepoutre y Aitor Calvet.

La carrera comenzaba poco antes de las dos de la tarde y los primeros compases entrañaban gran peligrosidad, teniendo en cuenta la densa cortina de agua que los coches levantaban en la salida. El menor de los Monje, que realizaba el primer relevo, escaló hasta la tercera posición absoluta durante las primeras vueltas, puesto que asentó durante la primera hora de carrera. Con los primeros repostajes, Monje llegaría a situarse líder virtual de la carrera cuando entraba a boxes para que se subiese Monje Sr. El catalán, en su segunda vuelta, perdería el control del Porsche por las condiciones tan difíciles todavía imperantes sobre el circuito y se saldría de pista, no quedando otra opción que la retirada.

Mientras tanto, en D3, los dos coches azules de Drivex iban escalando paulatinamente posiciones. De Castro se llegó a situar en primera posición de su categoría y entre los diez primeros absolutos en su relevo y no menos destacable fue la recuperación de Lepoutre. De Castro, perfectamente asistido por Andrew Waller, tuvo un magnífico duelo con el SEAT León Cup Racer de los hermanos Vinyes que, finalmente, se decantó del lado del equipo de Alcalá de Henares completando un total de 100 vueltas en las cuatro horas de carrera. El segundo coche, pilotado por Lepoutre, Carbó y Calvet, terminaba sexto y, en la clasificación del Endurance Series, era cuarto.

Miguel Ángel de Castro: “Gran resultado global del equipo y estamos muy contentos de haber podido subir a lo más alto del podio Andrew y yo. Ha hecho una carrera fantástica, pese a las dificultades que hemos tenido que afrontar durante toda la misma por el estado tan delicado del asfalto. También quiero destacar la actuación del segundo VW, rodando también en tiempos de los mejores y con un ritmo muy consistente en todo momento. Una lástima la retirada del Porsche, pues estábamos luchando por la primera posición cuando ha abandonado. El coche ha mostrado lo competitivo que es, y tendremos muchas más opciones en el futuro.”