Seguridad, calidad de rodadura, tacto deportivo, confort de marcha, tecnología, conectividad, eficiencia, fiabilidad... Cualquier nuevo modelo que se lanza al mercado apuesta en mayor o menor medida por todos y cada uno estos conceptos. También el nuevo SUBARU Impreza, por supuesto, pero hemos decidido ir un paso más allá.

Antes de comenzar el desarrollo de esta quinta generación del Impreza, SUBARU llevó a cabo una serie de estudios preliminares para definir con exactitud qué cualidades debía tener el nuevo modelo, qué tipo de cliente era el objetivo o cuáles eran las demandas del mercado, pero, sobre todo, para conservar todos los valores tradicionales del Impreza dentro de la gama SUBARU e incorporar nuevas características que le hicieran destacar aún más sobre el resto de sus competidores.

El resultado no se reduce a la suma de todos esos conceptos, cualidades y valores que todo el mundo da por hecho que debe tener un nuevo automóvil, sino que aporta un mayor valor añadido. Al analizar el conjunto, el todo supera a la suma y es necesario encontrar un nuevo criterio. Podemos definirlo como "Calidad Emocional". Y la quinta generación del SUBARU Impreza lleva este concepto de calidad emocional a un nivel superior para ponerlo al servicio del conductor del Impreza; un conductor con las ideas muy claras y una mentalidad diferente, ya que sabe valorar tanto la experiencia al volante como la seguridad, el confort, la tecnología y el dinamismo en todo tipo de superficie sin importar las condiciones atmosféricas. La clave está en saber que, sobre suelo seco, con lluvia, con nieve o ante cualquier imprevisto, el SUBARU Impreza ofrece siempre el más elevado nivel de seguridad con un comportamiento dinámico, una diversión al volante y una calidad de rodadura que ningún otro modelo es capaz de ofrecer.

Desde el lanzamiento de la primera generación en 1992, el Impreza ha sido un claro exponente de las cualidades dinámicas que han hecho de SUBARU una marca única por su filosofía de hacer vehículos seguros, divertidos y resistentes. Desde aquel lejano 1992, se han vendido unas 3,5 millones de unidades en todo el mundo, 250.000 de ellas en Europa.

Obviamente, el nuevo Impreza cuenta con las dos principales señas de identidad de SUBARU: la legendaria tracción integral permanente simétrica (Symmetrical All-Wheel Drive) que la marca lleva perfeccionando desde 1972 y el motor Boxer de cilindros horizontales opuestos. Además de un centro de gravedad más bajo y de la natural ausencia de vibraciones, utilizar un motor Boxer permite colocarlo en línea con la transmisión para obtener la máxima eficiencia a la hora de transferir la potencia a todas las ruedas.

La quinta generación del Impreza llega ahora a España tras su lanzamiento en Japón en 2016. Entre sus características más destacadas hay que resaltar la utilización de la nueva plataforma global SUBARU (SGP, Subaru Global Platform) que mejora ostensiblemente la seguridad, el confort de marcha y la agilidad. El uso de esta plataforma elimina prácticamente las vibraciones que llegan al volante, a los asientos o al suelo del habitáculo. La rigidez torsional del chasis es un 70 por ciento superior y también son más rígidos los puntos de conexión de la suspensión con la carrocería lo que se traduce en una superior estabilidad y calidad de rodadura. Además, la nueva plataforma permite situar el centro de gravedad 5 mm más bajo, mejorando el comportamiento dinámico y, obviamente, la seguridad activa.

La nueva plataforma global, la tracción total permanente Symmetrical AWD, el motor bóxer y los nuevos sistemas como el EyeSight hacen que el nuevo SUBARU Impreza consiga ofrecer una estabilidad y una precisión impresionantes al circular por carretera de curvas, con una calidad de rodadura y un confort excepcionales al viajar por autopista.

La seguridad ha sido profundamente mejorada atendiendo a cuatro áreas principales: activa, pasiva, preventiva y primaria. Empezando por esta última, los ingenieros y diseñadores de SUBARU han realizado un puesto de conducción en el que la visibilidad es la clave: se han minimizado al máximo los puntos muertos reduciendo el grosor de los pilares y aumentando la superficie acristalada, se ha estudiado hasta el más mínimo detalle la ergonomía para que todos los mandos, pantallas y funciones resulten fáciles de manejar y controlar, así como se han diseñado unos asientos que reduzcan el cansancio al mínimo por muy largo que sea el trayecto. En cuanto a seguridad preventiva, destaca la presencia de la tercera generación del innovador sistema EyeSight que incluye nueve funciones: aviso de colisión, frenada pre-colisión, asistencia a la frenada pre-colisión, control de crucero y de crucero adaptativo, aviso de salida del carril, permanencia en el carril, control del acelerador, aviso de derrapado y aviso de avance del coche delantero.

Por lo que se refiere a seguridad pasiva, la nueva plataforma SGP dispersa la energía en caso de accidente de manera mucho más suave y eficiente, mientras que las mejoras introducidas en el chasis, la dirección, la suspensión y los frenos permiten disfrutar de una conducción más segura, divertida y placentera. Los resultados no se han hecho esperar y el nuevo SUBARU Impreza ha logrado los mejores resultados jamás conseguidos en las pruebas de choque realizados por JNCAP (Japan New Car Assessment Program), con una calificación global de 199.7 puntos. En esas mismas pruebas, el Impreza recibió 5 estrellas de clasificación de seguridad.

Elementos como el reparto activo de par (Active Torque Split) y el reparto activo de par en curva (Active Torque Vectoring) contribuyen a mejorar significativamente la seguridad activa del nuevo SUBARU Impreza, sin olvidar las distintas mejoras incluidas en la dirección o los frenos.

Con respecto a la anterior generación, el Impreza es ahora más largo, más ancho y más bajo. Sus dimensiones exteriores son 4.460 mm de longitud (+45) , 1.775 mm de anchura (+35) y 1.480 mm de altura (-10). La distancia entre ejes es de 2.670 mm (+25 mm) y tiene una anchura de vías de 1.540 mm en el eje delantero y 1.545 mm en el tren trasero. Como consecuencia de todo ello, el habitáculo es más amplio.

El nuevo SUBARU Impreza llega a España con carrocería de cinco puertas, motor 1.6 Boxer de 114 CV, tracción total simétrica y cambio Lineartronic. Este motor supera la normativa de emisiones Euro 6C y dispone de sistema Auto Stop Start, lo que contribuye a reducir consumo y emisiones. Además, es unos 12 kilos más ligero que antes, lo que no solo reduce el gasto de combustible, sino que también aporta ventajas de cara a reducir el nivel de ruido y vibraciones al tiempo que mejora el comportamiento dinámico. Destaca asimismo por su funcionamiento suave y refinado, así como por la agradable respuesta en todo el rango de revoluciones gracias al sistema de control activo de las válvulas (AVCS) de admisión y escape.

El cambio de variador continuo CVT Lineartronic es unos 7,8 kilos más ligero y también ha sido optimizado para ampliar su margen de utilización con el objetivo de obtener una aceleración más brillante al salir desde parado, una mejor recuperación al adelantar y una mayor eficiencia de combustible al viajar por autopista.

El nuevo Impreza llega con dos 5 versiones de acabado: 1.6 Sport y 1.6-S Executive. El 1.6 Sport sale al mercado con un PVP de 21.800 euros que, con la actual campaña promocional (1.400 €) se queda en 20.400 euros. El 1.6-S Executive tiene un PVP de 24.900 euros a los que hay que reducir 1.700 de campaña promocional, por lo que su precio es de 23.200 euros.

El completo equipamiento de serie incluye entre muchos otros elementos el sistema de ayuda a la conducción EyeSight, 7 Airbags (frontales, laterales delanteros, de cortina y de rodilla para el conductor), llantas de 16", reposacabezas activos y ajustables delanteros, control dinámico de comportamiento del vehículo VDC, anclajes ISOFIX, pilotos traseros de LED, sistema HBA de ayuda al cambio de luces largas/cortas, respaldos traseros plegables 60:40, climatizador automático con filtro antipolvo, sistema de información y entretenimiento compatible con Apple CarPlay® y Android Auto® , volante multifunción, Bluetooth®, puertos USB y auxiliar, ordenador de a bordo y freno de mano eléctrico con asistente en rampa.

El acabado Executive añade, por ejemplo, faros LED adaptativos, antiniebla delanteros, retrovisores exteriores eléctricos plegables y térmicos, llantas de aleación de 17", asientos delanteros calefactables, volante y palanca de cambios forrados en cuero, climatizador bizona con activación por voz, sistema de información y entretenimiento SUBARU STARLINK y cámara de visión trasera.

En cuanto al diseño, el nuevo SUBARU Impreza responde al concepto "Dinámico y sólido", al tiempo que presenta una imagen versátil, atrevida y refinada. Tanto en el exterior como en el interior, el diseño del nuevo Impreza lleva hasta sus últimas consecuencias la filosofía de ofrecer un coche deportivo y vanguardista que asegure una experiencia a bordo distinta a todos los pasajeros, no solo al conductor. Elegante, deportivo y robusto, el Impreza tiene el inconfundible sello de SUBARU, destacando la parrilla hexagonal en el frontal y las líneas afiladas, estilizadas y deportivas. En el interior hay materiales de mejor calidad visual y real, detalles más prácticos y cómodos, formas más dinámicas, así como asientos más confortables y seguros.

Puntos clave y elementos diferenciales

La quinta generación del SUBARU Impreza cuenta con la nueva Plataforma Global de Subaru, que supone un paso adelante en seguridad, confort, estabilidad, habitabilidad y calidad de rodadura.

El avanzado sistema multifunción de seguridad EyeSight es de serie en toda la gama Impreza.

El nuevo Impreza está disponible con motor bóxer de gasolina 1.6 unido a un cambio Lineartronic que supera la normativa de emisiones Euro 6C.

Hay dos niveles de acabado, Sport y Executive.

El diseño del Impreza destaca por su acertado equilibrio entre unas líneas estilizadas, elegantes y deportivas.

El interior es más amplio, más cómodo y con una mejora significativa en la calidad, en los ajustes y en la reducción de ruido y vibraciones.

La tracción integral Symmetrical AWD aporta un insuperable grado seguridad sin importar las condiciones de la carretera y el mejor comportamiento dinámico en cualquier circunstancia.

Asimismo, gracias al bajo centro de gravedad que permite su eficiente motor bóxer, el nuevo SUBARU Impreza ofrece una estabilidad en carretera propia de un turismo convencional.

Los cambios y mejoras realizadas destinadas a reducir vibraciones y sonoridad hacen del nuevo Impreza una referencia en su categoría en cuanto a calidad de rodadura y confort de marcha

Se ha optimizado la respuesta de la dirección, de la suspensión y del cambio para mejorar el comportamiento dinámico, la precisión, el confort de marcha y la calidad de rodadura.

La historia del Impreza

Elegante, deportivo y diferente, desde 1992 el Impreza ha marcado un hito en la historia del SUBARU. Con su motor Boxer y su tracción total siempre ha ofrecido una agilidad y un comportamiento dinámico excepcional sobre todo tipo de superficies. La primera generación estuvo en el mercado hasta el año 2000 y compartía buen número de componentes con el Legacy.

La segunda generación (2000-2007) heredaba buena parte de los rasgos del Impreza que competía en el Campeonato del Mundo de Rallyes WRC. Combinaba funcionalidad y diseño aerodinámico con funcionalidad y facilidad de conducción. Esta generación del Impreza dio lugar al concepto avanzado de seguridad SUBARU, desde la visibilidad con puntos ciegos mínimos hasta el bastidor reforzado para optimizar la absorción de energía en caso de impacto o los primeros sistemas de protección a los peatones.

Entre 2007 y 2011, la tercera generación del Impreza era un compacto de cinco puertas con un diseño moderno, un completo equipamiento y una calidad excepcional. La capacidad de conducción segura, deportiva y ágil que el Impreza había forjado hasta ese momento se mejoró aún más, al tiempo que se centraba en el confort, la elegancia y la calidad

Todas esas cualidades se llevaron un paso más allá con la cuarta generación (2011-2016), con nuevos avances centrados en un diseño compacto más moderno, elegante y atractivo, así como un conjunto de mejoras para optimizar todavía más el comportamiento dinámico, el confort, la seguridad y la calidad de rodadura.

Nueva plataforma

El nuevo Impreza utiliza la nueva Plataforma Global de SUBARU (SGP) de nueva construcción y que ya hemos visto en el XV. Los beneficios de esta tecnología son numerosos. En primer lugar, el chasis es 1,7 veces más rígido que el anterior, lo que se traduce en una superior estabilidad en línea recta. Además, se han eliminado vibraciones que llegan al volante, a los asientos o al suelo del habitáculo. Esto es debido a que el eficaz diseño de la nueva plataforma dispersa las distorsiones del chasis. Otro aspecto importante que redunda en un confort de marcha muy superior es que también son más rígidos los puntos de conexión de la suspensión con la carrocería.

La seguridad pasiva y activa del nuevo SUBARU Impreza es asimismo un ejemplo a seguir gracias a la nueva plataforma. Por ejemplo, en caso de colisión, los pasajeros están mucho más protegidos gracias al empleo de acero más resistente que aumenta 1,4 veces la absorción de las fuerzas en caso de choque. Es más, la estructura de la nueva plataforma dispersa la energía de un golpe frontal de manera mucho más suave y eficiente, empleando tres largueros longitudinales más progresivos en la superficie del chasis, en lugar de dos, para disipar la energía del impacto. Por otra parte, la nueva plataforma ha permitido situar el centro de gravedad 5 mm más bajo, mejorando el comportamiento dinámico y, obviamente, la seguridad activa.

Si profundizamos un poco más en la tecnología aplicada en la nueva plataforma, observamos en detalle el enorme salto adelante que el nuevo Impreza representa con respecto al modelo anterior. Así, la resistencia a la torsión lateral ha aumentado un 90 por ciento; la rigidez torsional del chasis, un 70 por ciento; la rigidez de la suspensión delantera, también un 70 por ciento; y la rigidez de la estructura trasera, sencillamente se ha duplicado.

Todo este aumento de la solidez estructural no se ha logrado a costa de más kilos, ya que a la hora de su diseño y desarrollo se han tomado múltiples medidas para reducir el peso. Por ejemplo, el capó delantero está ahora hecho de aluminio, ahorrando de esta manera 5,2 kilos con respecto al de acero que se utilizaba anteriormente. Igualmente, ha aumentado la utilización de acero de alta resistencia: si en el anterior Impreza se empleaba un 1 por ciento de acero Ultra (1470 MPa), ahora esa proporción es del 9 por ciento; la proporción de acero de Alta Resistencia (˃440 MPa) pasa del 45 al 57 por ciento.

Comportamiento dinámico

Diseñado para desafiar las condiciones más adversas tanto del clima como de la carretera, el nuevo Impreza garantiza una conducción divertida, segura y con una versatilidad muy superior a la media. En esta quinta generación, la combinación de la nueva plataforma global SUBARU, el motor Boxer y el sistema Symmetrical All-Wheel-Drive, establece nuevos valores dinámicos que dan como resultado una mejor maniobrabilidad y estabilidad, mejor rendimiento para evitar situaciones comprometidas, una dirección más precisa y sensible, unas vibraciones excepcionalmente bajas y un impresionante confort de conducción.

El sistema Symmetrical All-Wheel-Drive distribuye de forma óptima y permanente del par entre las 4 ruedas en todo momento, lo que se traduce en un insuperable control del coche y una conducción absolutamente estable incluso sobre firmes en muy malas condiciones. Sin embargo, siempre hay margen de mejora. Para optimizar la ya probada eficacia del Symmetrical All-Wheel-Drive, el nuevo SUBARU Impreza incorpora dos elementos que hacen posible un reparto y control más eficaz de la fuerza que llega a cada rueda: por una parte, el Active Torque Split distribuye el par entre las ruedas delanteras y traseras de acuerdo con la superficie de la carretera y las condiciones de conducción; por otra, el Active Torque Vectoring (ATV) mejora el comportamiento dinámico y la respuesta del vehículo en curva mediante el frenado selectivo de las ruedas interiores y la reducción del par motor que llega a esas ruedas, al tiempo que aumenta el que se envía a las ruedas exteriores. Esto ayuda a trazar mejor las curvas ya que se elimina prácticamente por completo el subviraje o tendencia del vehículo a irse de morro. En el Impreza 1.6 Sport, el ATV funciona sobre las ruedas delanteras, mientras que en el 1.6-S Executive lo hace sobre ambos ejes.

La dirección del nuevo Impreza es ahora más rápida y precisa. Para empezar, el volante es un poco más pequeño (el diámetro se reduce de 375 a 370 mm) y su diseño se ha mejorado para ofrecer un tacto y un agarre más cómodo. Además, la relación de desmultiplicación de la dirección ha variado desde 16:1 a 13:1, por lo que su respuesta es mucho más rápida, proporcionando un comportamiento más ágil y fiel a los requerimientos del conductor, mejorando también el confort y el tacto al volante. Se ha reducido en una décima de segundo el tiempo de reacción desde el momento en que el conductor gira el volante y el coche comienza a girar. Se consigue de esta manera una conducción menos estresante, más agradable y divertida en curvas cerradas o en zonas sinuosas gracias a esta puesta a punto de la dirección más sensible. Una ventaja añadida de esta dirección de respuesta rápida es que reduce la fatiga en viajes largos; aunque en muchas ocasiones no somos conscientes de ello, al circular en línea recta es necesario hacer pequeñas correcciones sobre el volante. Si la respuesta de la dirección es lenta, esos movimientos sobre el volante son cada vez más amplios y pueden acabar por resultar estresantes. Gracias a la mejor capacidad de respuesta de la dirección del nuevo SUBARU Impreza, que sigue fielmente las intenciones del conductor, se reduce el cansancio y mejora la calidad de rodadura pues esas "microcorrecciones" son menores y más precisas.

Los frenos también han sido objeto de estudio de cara a ofrecer un tiempo de respuesta más inmediato, un tacto más cómodo y modulable y, por supuesto, una mayor eficacia con menores distancias de frenado. Para empezar, el nuevo Impreza utiliza la bomba de freno del BRZ, mientras que el empleo de material de fricción de alto rendimiento en pinzas y pastillas de freno ha conseguido reducir el tiempo de respuesta, con un menor recorrido del pedal pero con un tacto más dosificable y mejorando significativamente el rendimiento.

El empleo de la nueva plataforma SGP aporta también numerosas ventajas en cuanto a confort de marcha y comportamiento dinámico. Por un lado, la mayor rigidez del chasis reduce en gran medida las vibraciones, el ruido y las asperezas que llegan al habitáculo, logrando un grado de confort muy superior a lo habitual en esta categoría. Por otro, con la introducción de la plataforma global Subaru, la geometría de la suspensión se ha renovado tanto en la parte delantera como en la trasera y también ha aumentado la rigidez de los soportes de la suspensión. Esto garantiza que los amortiguadores trabajen de manera más eficiente a la hora de absorber los baches, con una flexión mínima para asegurar el correcto contacto de las ruedas con el asfalto y, por tanto una superior precisión de manejo. Asimismo, se han modificado los anclajes de las barras estabilizadoras de ambos ejes: en el tren delantero pasan del brazo de la suspensión a la columna McPherson mientras que en el tren trasero se montan directamente en el chasis, reduciendo las vibraciones a la mitad. Todo ello se traduce en un menor balanceo y cabeceo de la carrocería al abordar las curvas y una precisión muy superior a realizar rápidos cambios de apoyo, por ejemplo, ante una situación imprevista que obligue a dar un volantazo. El coche responde fielmente a las exigencias del conductor.

También se han añadido materiales aislantes en determinados puntos clave de forma que se crea un ambiente a bordo más agradable para charlar o escuchar música. Las vibraciones en el piso del habitáculo o en el volante son ahora mucho menores y tanto en los asientos delanteros como en los traseros resulta mucho más fácil mantener una conversación, ya que la calidad acústica es ahora muy superior. Todo ello da como resultado una calidad de rodadura excepcional.

Seguridad

Como ya hemos comentado anteriormente, la atención a la seguridad en el nuevo SUBARU Impreza se ha centrado en cuatro áreas principales: primaria, activa, pasiva y preventiva. Conseguir una óptima visibilidad sin apenas puntos ciegos -- algo en lo que todos los modelos de SUBARU siempre han sido un ejemplo a seguir -- ha sido el objetivo fundamental del concepto de seguridad primaria. Además de minimizar al máximo los puntos ciegos reduciendo el grosor de los pilares A, B y C, los ingenieros y diseñadores de SUBARU han aumentado la superficie acristalada prestando especial atención a los marcos y las ventanillas de custodia. También la ubicación de los retrovisores exteriores se ha diseñado para atenuar su interferencia en la visibilidad del conductor. Asimismo, se ha mejorado la capacidad de antidesempañado del sistema de climatización en las esquinas inferiores del parabrisas y hasta el diseño de los brazos de los limpiaparabrisas se ha estudiado para que no entorpezcan la visibilidad frontal cuando están funcionando.

La ergonomía del puesto de conducción se ha se ha estudiado hasta el más mínimo detalle para que todos los mandos, pantallas y funciones resulten fáciles de manejar y controlar, con el objetivo de que el conductor pueda mantener toda su atención en la carretera. Por ello hay cuatro áreas claramente definidas: primero, la instrumentación principal en la capilla de información con dos grandes relojes de fácil lectura y una pantalla con datos del ordenador de a bordo; segundo, en la parte alta de la consola central, otra pantalla a color 6,3" que aporta información de la climatización y de diversas funciones del EyeSight; tercero, la pantalla táctil principal del sistema de infotainment, que puede ser de 6,5" (Sport) o de 8" (Executive); y cuarto, los mandos de la climatización.

En cuanto a seguridad preventiva, destaca la presencia de la tercera generación del innovador sistema Eye Sight que incluye nueve funciones: aviso de colisión, frenada pre-colisión, asistencia a la frenada pre-colisión, control de crucero y de crucero adaptativo, aviso de salida del carril, permanencia en el carril, control del acelerador, aviso de derrapado y aviso de avance del coche delantero. El sistema de seguridad preventiva EyeSight emplea dos cámaras HD estereoscópicas con sensores CMOS montadas a ambos lados del espejo retrovisor interior para monitorizar las condiciones del tráfico. Básicamente es como contar con un par de ojos extra que asisten al conductor en condiciones críticas, previenen o mitigan las consecuencias de un posible accidente ante eventuales distracciones y ofrecen una conducción más segura y confortable. EyeSight detecta y reconoce objetos tales como vehículos y sus luces de frenado, peatones y ciclistas y reacciona únicamente después de avisar al conductor previamente, actuando en conjunto sobre el motor, la transmisión y el sistema de frenos en el caso de que el conductor no tome una acción evasiva, no aplique la fuerza de frenado suficiente sobre los pedales o, simplemente, no frene en absoluto. EyeSight no es un sistema autónomo, sino un asistente a la conducción, cuyo fin, es limitar significativamente el riesgo de sufrir un accidente derivado de situaciones específicas a través de la aplicación de sus funciones principales

Otro elemento destacable es el sistema HBA (High Beam Assist) o asistente de cambio de luces largas/cortas, especialmente útil para conducir de noche. Mediante unos sensores que detectan si hay otros vehículos delante -- en el mismo sentido o en dirección contraria -- , el HBA cambia automáticamente de luces largas a cortas y viceversa. El HBA aporta un mayor grado de seguridad y confort porque reduce el número de veces que el conductor tiene que pulsar la palanca de las luces y hasta evita que deslumbremos a otros usuarios de la vía si nos despistamos y se nos olvida cambiar de largas a cortas

Por lo que se refiere a seguridad pasiva, la nueva plataforma SGP dispersa la energía en caso de accidente de manera mucho más suave y eficiente, mientras que las mejoras introducidas en el chasis, la dirección, la suspensión y los frenos permiten disfrutar de una conducción más segura, divertida y placentera. El nuevo SUBARU Impreza ha obtenido los mejores resultados jamás conseguidos en las pruebas de choque realizados por JNCAP (Japan New Car Assessment Program), con una calificación global de 199.7 puntos. En esas mismas pruebas, el Impreza recibió 5 estrellas de clasificación de seguridad, al igual que en los tests de EuroNCAP.

La plataforma global Subaru SGP mejora significativamente la seguridad de los pasajeros en caso de colisión debido a que su estructura ha sido rediseñada por completo para conseguir una mejor absorción de energía en el momento de un accidente. El uso acero de alta resistencia, incluyendo materiales conformados en caliente, hace que esa absorción de energía en caso de impacto haya aumentado en un 40 por ciento. También la sección transversal de la carrocería se ha ensanchado y renovado por completo, de manera que el bastidor se ha hecho mucho más resistente. Así, la rigidez torsional del chasis y la rigidez de la suspensión delantera han aumentado en un 70 por ciento, la rigidez del bastidor trasero se ha duplicado y la resistencia a la flexión lateral frontal del chasis ha aumentado en un 90 por ciento.

El nuevo Impreza cuenta con 7 airbags de serie, incluyendo el de rodillas para el conductor, así como reposacabezas activos en las plazas delanteras. También se han optimizado los pretensores y limitadores de carga de los cinturones de seguridad y se ha rediseñado el árbol de transmisión para evitar que pueda dañar a los pasajeros en caso de impacto. De hecho, si ocurre un accidente, el motor y la transmisión descienden antes de moverse hacia atrás; de esa forma disminuye la posibilidad de que entren en el habitáculo, reduciendo las probabilidades de lesionar a los pasajeros. Por si fuera poco, para ajustar la absorción de energía de los cinturones en caso de accidente, los asientos delanteros cuentan con una serie de sensores que miden y evalúan el peso y la posición del conductor y del acompañante. También los asientos traseros disponen de sensores que avisan al conductor si algún pasajero no lleva puesto el cinturón.

Ayudas electrónicas a la conducción como la ayuda a la frenada si acelerador y freno son pisados al mismo tiempo (BOS) y el control dinámico de comportamiento del vehículo (VDC) complementan la seguridad activa del nuevo SUBARU Impreza, que ya alcanza unos estándares excepcionales en gracias a la tracción total Symmetrical All-Wheel Drive con reparto activo de par (Active Torque Split) y el reparto activo de par en curva (Active Torque Vectoring).

Dimensiones exteriores e interiores

El nuevo SUBARU Impreza cambia ligeramente en sus dimensiones exteriores e interiores. Para empezar, es más largo, ancho y bajo. Lo más importante es que estos cambios se aprovechan de manera inteligente: aumenta donde hay que ganar espacio, disminuye donde conviene ahorrarlo y conserva las mismas cotas allá donde merece la pena dejar las cosas como estaban. Por ejemplo, si comenzamos con una vista de perfil, la longitud total del nuevo Impreza crece hasta situarse en 4.460 mm. Esto supone 45 mm más que antes, de los que 25 se deben al aumento de distancia entre ejes, 15 al aumento de la distancia del eje delantero al paragolpes y 5 a la misma cota en el tren trasero. Al aumentar la distancia entre ejes -- de 2.645 a 2.670 mm --, los pasajeros traseros que ahora tienen 26 mm de espacio longitudinal desde la cadera hasta los pies. Seguramente, no hay otro coche en su clase más amplio en este sentido.

La anchura exterior -- sin incluir los retrovisores -- es ahora de 1.775 mm, lo que significa un aumento de 35 mm. El detalle de los retrovisores es importante porque, si se incluyen, el nuevo Impreza tiene exactamente la misma anchura que el anterior. Dicho de otra manera, los 35 mm más de anchura están en la carrocería y se aprovechan de manera mucho más eficiente. Un vistazo más en profundidad nos permite contemplar en detalle que la habitabilidad mejora considerablemente en el nuevo SUBARU Impreza, por lo que todos los pasajeros disfrutarán de un mayor confort. Así, la anchura en las plazas delanteras crece 29 mm y 34 en las traseras. De hecho, las banquetas de los asientos delanteros están ahora 21 mm más separadas. Como los pequeños detalles son asimismo importantes, también hay más anchura en el piso del habitáculo: el uso de la plataforma SGP permite desplazar hacia el exterior determinadas canalizaciones, ganando hasta 17 mm de anchura a cada lado en la zona delantera y nada menos que 72 mm en la trasera. Igualmente se han ganado 21 mm de espacio extra para las rodillas de los pasajeros. Gracias a ello, el movimiento de los pies y las piernas de los ocupantes es más relajado.

También el maletero sale beneficiado de este crecimiento a lo ancho. Ahora hay 1.090 mm (+20) entre los pasos de rueda del tren trasero, mientras que el rediseño del portón trasero trae consigo una ventaja adicional importante: la anchura disponible para introducir objetos en el maletero es ahora de 1.039 mm (+9 mm) en su punto máximo y de 1.034 mm (+100 mm) en la base de carga. La capacidad del maletero viene determinada por el tipo de rueda de repuesto que lleva el nuevo SUBARU Impreza: en caso de escoger un neumático normal, se conservan los 310 litros; en caso de llevar una rueda de emergencia, hay 345 litros disponibles (+5 litros); por último, con un kit antipinchazos, la capacidad es de 385 (+5). Por supuesto, el respaldo de los asientos traseros es abatible por partes asimétricas 60/40.

Aunque el nuevo Impreza es 10 mm más bajo, conductor y copiloto siguen disfrutando de 1.010 mm de altura desde la banqueta hasta el techo. Esto es posible gracias a que la banqueta de los asientos está ahora también 10 mm más baja. El diseño de la carrocería permite que en las plazas traseras se hayan ganado 9 mm más para los pasajeros, llegando ahora a 966 mm desde la banqueta hasta el techo.

Y un detalle más: el depósito de combustible tiene ahora 50 litros de capacidad, cinco menos que antes. Un pequeño detalle para reducir peso.

Motores y transmisión

El motor Boxer del nuevo SUBARU Impreza es un 1.6 que cumple con la normativa de emisiones Euro6C. Tiene cuatro cilindros y sistema Auto Stop Start, lo que contribuye a reducir consumo y emisiones de manera significativa. Aunque los motores bóxer son ya de por sí un ejemplo en cuanto a ausencia de vibraciones gracias a su perfecto equilibrado natural, este 1.6 ha sido profundamente revisado, aumentando la rigidez estructural con el objetivo de reducir todavía más las vibraciones, así como el ruido, y, sobre todo, el peso. Se ha conseguido ahorrar alrededor de 12 kilos, optimizando de manera notable la capacidad de respuesta ante las demandas del conductor, conservando un funcionamiento suave y refinado a la vez que mejora la facilidad de utilización en todo el rango de revoluciones.

Además de aspectos prácticos, también se han tenido en cuenta los costes para el usuario. Para que alcancen su temperatura óptima de funcionamiento a la mayor brevedad posible, la capacidad de aceite del motor se ha reducido de 5,7 a 5,3 litros -- 4,6 a 4,2 a la hora de cambiar el aceite en las revisiones periódicas --, lo que implica a su vez un menor coste de mantenimiento.

Este motor 1.6 da su potencia máxima, 114 CV, a 6.200 rpm y ofrece un par máximo de 150 Nm (15,3 mkg) a 3.600 rpm. Con respecto al 1.6 de la generación anterior (que no estuvo a la venta en España), no cambian las cifras de potencia y par máximo, pero sí hay importantes variaciones de matiz. Sin ir más lejos, la relación de compresión pasa de 10,5:1 a 11:1, mientras que el par máximo se alcanza a un régimen 400 rpm inferior y la potencia máxima llega 600 rpm más arriba. El resultado es que tiene ahora una respuesta más agradable a bajas vueltas y al mismo tiempo contundente en la zona alta de funcionamiento. Con este motor, el nuevo SUBARU Impreza acelera de 0 a 100 km/h en 12,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 180 km/h. Todo ello con un consumo combinado de 6,2 l/100 km y unas emisiones de 140 g/km de CO2 (6,4 y 145 para el acabado Executive). Es decir, se ha logrado reducir ligeramente el consumo y las emisiones.

No obstante, el aspecto más importante está en que, al aumentar la rigidez, minimizar las vibraciones y el ruido y reducir de manera considerable el peso, el nuevo SUBARU Impreza sigue siendo un ejemplo en cuanto a conducción ágil, pero, a la vez, resulta más agradable de conducir, es más cómodo y silencioso y también ofrece un mejor comportamiento dinámico y una respuesta más rápida y precisa de la dirección y la suspensión.

Este 1.6 va unido al cambio de variador continuo CVT Lineartronic que también es ahora 7,8 kilos más ligero, aunque lo más importante es que se ha ampliado el margen de utilización. De alguna manera, se puede decir que la nueva caja de cambios CVT Lineartronic tiene a la vez unas relaciones más cortas y más largas, ya que el rango de transmisión ha aumentado de 6,28 a 7,03. Esto permite, al mismo tiempo, obtener una aceleración más brillante al salir desde parado, una mejor recuperación a la hora de realizar un adelantamiento y una mayor eficiencia de combustible al viajar por autopista. El agrado de uso también mejora de manera significativa a todos los niveles ya que se ha reducido la sonoridad y se ha adaptado mejor su funcionamiento al exigir una fuerte aceleración: al pisar a fondo, el motor no se sitúa de inmediato en el régimen de potencia máxima, sino que va ganando régimen de manera progresiva al mismo tiempo que el coche gana velocidad.

La gestión del Lineartronic, por tanto, no solo limita la tendencia natural de los cambios de variador continuo a aumentar el resbalamiento mecánico más allá de la presión sobre el pedal, sino que también se consigue que esa presión sobre el pedal y la aceleración obtenida resulte más lineal y agradable.

Diseño

Estéticamente, por fuera y por dentro, un SUBARU tiene que transmitir la impresión de ser al mismo tiempo dinámico y sólido, deportivo y de vanguardia, versátil y eficaz. El nuevo Impreza mejora su aspecto deportivo gracias a unas dimensiones que le hacen más ancho, largo y bajo, reforzando la sensación de estar unido a la carretera. El nuevo modelo también combina una eficaz aerodinámica con un estilo avanzado, acentuando la sensación de alto rendimiento en toda circunstancia.

El frontal, con la característica parrilla hexagonal que simboliza la identidad de Subaru, es el punto de partida de la estructura tridimensional que fluye por los lados hacia atrás, formando un conjunto sólido y vigoroso. Los faros de ojo de halcón recuerdan el perfil de un motor Boxer. En el lateral, la línea de carácter que se extiende desde el guardabarros delantero hasta los paneles de las puertas y el hombro trasero, y la línea que sube enérgicamente hacia atrás desde el panel inferior de la puerta aportan dinamismo a la sólida superficie de la carrocería. Los pasos de rueda ensanchados expresan la eficacia de la tracción total simétrica de Subaru. En la zona posterior, las líneas horizontales, la anchura de los hombros y el diseño de los pilotos acentúan la firme unión del Impreza con la carretera, realzando la impresión deportiva y ágil del coche.

Diviértete con calma. Pásatelo bien a bordo con tranquilidad. Así podría definirse el concepto de diseño interior del nuevo SUBARU Impreza. Porque todo está pensado para que el conductor y los pasajeros disfruten del trayecto. Por corto o largo que sea y sin importar si fuera llueve hace sol o nieva. La premisa fundamental del diseño interior ha sido garantizar que el conductor pueda centrarse en la carretera y disfrutar de la conducción del nuevo Impreza.

La acertada combinación de líneas audaces y refinadas enfatiza el perfil de un salpicadero fuertemente esculpido en una pieza continua con bordes metálicos en el panel de instrumentos, el volante y la palanca de cambios. Los asientos han sido diseñados para proporcionar al conductor y a los pasajeros una firme sujeción y eliminar por completo el cansancio y las molestias en los viajes de larga distancia. La tela en los asientos tiene un diseño de contraste de tela negra y tejido tricot negro.

La calidad de los plásticos y acabados de tacto suave se ha mejorado en todo el interior, sin perder la funcionalidad y resistencia que siempre ha caracterizado a SUBARU. La combinación de diseño deportivo y avanzado y construcción sofisticada ofrece un interior que supera con creces lo habitual en esta categoría.

Tecnología, infotainment y confort

El nuevo SUBARU Impreza está equipado con un sistema multimedia y de infoentretenimiento de última generación compatible con Apple Car Play® y Android Auto®, que ofrece un tacto y manejo mucho más intuitivo. En función del nivel de acabado, hay dos pantallas. La más sencilla es de 6,5" y la superior es de 8". En ambos casos se ha mejorado la conectividad con otros dispositivos. El equipo de sonido también depende del nivel de acabado. El nuevo SUBARU Impreza puede llevar 4 altavoces (Sport) o 6 altavoces (Executive).

La generosa pantalla táctil integra diferentes funciones para facilitar su uso y evitar distracciones. En el acabado Executive, el nuevo Impreza ofrece una total conectividad con el dispositivo móvil gracias a la aplicación SUBARU Starlink. El nuevo sistema multimedia y se puede manejar manualmente, a través de los mandos ubicados en el volante multifunción o a través del sistema de reconocimiento de voz que permite utilizar el navegador, el teléfono, la música y la climatización evitando distracciones al volante.

También el sistema de cierre con mando a distancia incorpora dos nuevas funciones. Una permite abrir o cerrar las ventanillas delanteras del coche pulsando al menos durante dos segundos los botones del mando. Otra consiste en un modo de ahorro de energía: al apretar dos veces el botón de apertura mientras se mantiene pulsado el de cierre, la llave deja de estar en espera de recepción de señal, ahorrando batería, aunque las funciones de acceso y arranque no están disponibles; basta pulsar cualquier botón para cancelar esta función.

Para proporcionar un entorno agradable en el interior, también se ha estudiado a fondo el funcionamiento del sistema de aire acondicionado del nuevo SUBARU Impreza. Por un lado, se ha buscado crear una temperatura ambiente uniforme. En verano, a veces sucede en ciertos vehículos que los ocupantes sienten calor en los pies y las piernas, aunque el sistema de climatización mantenga el cuerpo y la cabeza a una temperatura razonable. En invierno, por el contrario, cuesta en ocasiones llegar a sentir que los pies entran en calor. Gracias a una adecuada distribución del aire en el habitáculo, los ocupantes disfrutan de una temperatura más uniforme, sin esa sensación desagradable de tener, por ejemplo, frío en el cuerpo y calor en los pies.

Incluso más allá de la distribución homogénea de la temperatura, el sistema de climatización se ha estudiado para reducir el ruido de la ventilación, lo que redunda en un mayor confort y menos estrés para todos los ocupantes. Por este motivo, el nuevo Impreza dispone de dos nuevos ajustes para la climatización, "All Flow" y "Vent II". El primero de ellos, All Flow, calienta especialmente las manos del conductor a través de las salidas de aire del salpicadero -- que, por cierto, son más anchas para mejorar el caudal --, mientras que Vent II mejora la ventilación en la zona de los pies. Todas estas mejoras tienen su resultado: enfrentado a cuatro de sus principales rivales y ante dos situaciones extremas (enfriar el habitáculo con 40ºC en el exterior o calentarlo con -10ºC afuera), el sistema de ventilación del nuevo Impreza es el menos ruidoso tanto a máxima potencia como cuando se estabiliza la temperatura en el habitáculo.

En este sentido cabe destacar que se añaden varias funciones especialmente útiles como "MAX A/C", para aumentar el rendimiento de la climatización, y "ON", para recuperar los últimos ajustes del aire acondicionado antes de haber sido apagado. La información de la climatización se muestra en el display multifunción que hay en la parte alta del salpicadero.