Es el DS más deportivo de la gama y el heredero del C3 Racing, al que mejora de forma sustancial en todo. El pequeño DS, Campeón de Rallyes en Portugal la pasada temporada, es un genuino GTi de altos vuelos, potente y ágil como pocos en su categoría gracias a un poderoso motor turbo de 208 CV y un diferencial Torsen que obra maravillas.

La reciente ubicación de DS en el mercado aun crea algunas dudas. Las mismas que tuvieron sus creadores, poniendo al principio los “chevrones” de Citroën en los DS para luego definitivamente retirarlos y dar entrada a una nueva marca de categoría Premium. Lo que es Lexus a Toyota o Infiniti a Nissan, por poner dos ejemplos, aunque aún queda mucho por andar para conseguir tanta diferenciación y que el gran público así lo perciba. Entre tanto, y después de probar este DS Performance, lo que nos queda claro es que la gente de DS tiene el potencial para hacerlo, y cada vez las ideas más claras. Accedí a probar este coche con cierta preocupación porque mis recuerdos del C3 Racing no eran del todo buenos. Un coche nervioso que no traccionaba bien, demasiado alto y no muy efectivo… Y a todo esto me ha dado respuesta este DS Performance, que sinceramente, parece que poco o nada tuviera que ver con su más inmediato ancestro. Este DS3 es un genuino deportivo que encuentra su terreno ideal en las zonas con más curvas. Su potente motor tubo de 208 CV responde de forma brillante en la zona media y alta del cuentavueltas, la caja de cambios manual de seis velocidades funciona a la mil maravillas con desarrollos bien seleccionados que nos permiten exprimir l mejor de un motor brillante que se hace enorme al contar con un definitivo aliado en forma de un diferencial Torsen exquisitamente puesto a punto que no consiente perdidas de motricidad, que anula el subviraje y que anima a explorar una y otra vez más allá del límite que marcan la adherencia de los neumáticos y la lógica de cualquiera que tenga la cabeza un poco fría. Que no es nuestro caso.

Un gran motor

Me encanta el motor y el tacto que tiene. Rozas el acelerador y comienza a silbar el turbo y el frontal parece que se levanta unos milímetros del suelo como para soportar la patada del turbo mientras una hermosa melodía nos acompaña en forma de atractivo sonido de escape. El motor es prácticamente nuevo, poco o nada tiene que ver con el original 1.6 THP. Este ha sido profundamente revisado por el departamento de motorsport de DS, DS Performance, y para empezar todo el sistema de distribución es nuevo y es variable, tanto en alzada como en escape, las válvulas se adecuan a las exigencias de potencia del conductor y dejan pasar tanto aire o combustible como se requiera. Además, el mencionado turbo es de tipo twin scroll, o de doble entrada, que actúa de una forma ejemplar y está calibrado para operar de forma constante con un bar de sobrepresión que puede llegar a 1,4 durante unos pocos segundos cuando la exigencia de aceleración es máxima. Y si la cifra de potencia, respetable en cualquier caso, no ha tenido un fuerte incremento respecto al origen de este motor (de 207 a 208 CV), lo cierto es que sí se ha ganado mucho en par motor y en margen de utilización. Por todo ello podemos hablar sin problema de un motor completamente nuevo, un motor con un funcionamiento completamente diferente con el que resulta de lo más fácil disfrutar de elevadas prestaciones. Gracias a lo adecuado de los desarrollos de cambio, es fácil mantener el motor girando por encima de las 5.000 rpm para conseguir un óptimo rendimiento entre ese régimen y las 7.000 rpm, ya próximo al corte de inyección. Ese es el ritmo para ir de carreras, porque luego, el motor se muestra dócil para circular en el día a día. Con mucho par, con una excelente capacidad de recuperación que invita a conservar marchas largas y dejar trabajar al motor usando muy poco la caja de cambios.

Espíritu salvaje

Pero no, todavía no queremos hablar del DS3 Performance en su aspecto más civilizado, porque aún le queda mucho de su lado más salvaje. Toda esa potencia gestionada por la caja de cambios llega a las ruedas y se transforma en una sobresaliente motricidad gracias a un muy efectivo autoblocante Torsen que distribuye el par entre las ruedas delanteras en función del patinamiento de una u otra. El efecto es increíble, porque con el DS puedes llegar a las curvas más pronunciadas para dibujar la trayectoria como si lo hicieras con un tiralíneas. No, no se puede ir contra la física, si llegas pasado y no te salva el control de estabilidad electrónico te vas al sembrado, pero si recurres a los frenos, excelentes discos de gran tamaño (323 mm delante y 249 mm detrás) con pinzas Brembo de cuatro bombines en el tren anterior, y luego ayudas con el volante y la mejor dosificación del acelerador, los resultados son espectaculares. El DS va devorando kilómetros de curvas con una agilidad sorprendente, tiene una comportamiento que hay que calificarlo como nervioso, pero en realidad es el resultado de asociar esos 208 CV con poco más de una tonelada de peso, unos buenos frenos que dan mucha confianza y cada vez te animan a apurar un poco más, y un diferencial Torsen que actúa como un auténtico salvavidas y hace fácil lo que para muchos coches y muchísimos conductores sería imposible.

Excelente puesta a punto

El bastidor y la puesta a punto de suspensiones es también digno de estudio en este coche, que no deja de sorprendernos. Es estable y cómodo, no tiene una suspensión seca o muy dura, de esas que te van dando patadas en los riñones o que se sienten hasta en los empastes. Me recordó mucho al concepto Subaru de suspensión ligeramente blanda con mayor recorrido de suspensión que copia perfectamente las irregularidades del terreno sin por ello perder la compostura para permitir seguir acelerando en situaciones en las que otros coches con la suspensión más dura ya han perdido adherencia y te han mandado al exterior con un fuerte trallazo. Hay muchas explicaciones a todo esto. Lo primero es que la altura de la carrocería ha sido rebajada 15 mm respecto al original C3, y que además las vías delantera y trasera han sido ligeramente ensanchadas, delante con 26 mm y detrás con 14 mm. Todo esto y una exquisita puesta a punto, junto a unos buenos neumáticos en llanta de dieciocho pulgadas obran el milagro. El resultado es verdaderamente agradable, cómodo a la vez que estable incluso llevado al límite de adherencia.

Sin complejos

Y aunque nos hemos centrado en el motor y el bastidor, que nos parecen una obra de arte y dan como resultado uno de los GTi, más atractivo del momento, no sería justo concluir sin hacer mención a la elegancia, sensacional acabado y calidad de materiales que ofrece este DS de la categoría Premium. Los guarnecidos, las inserciones de la consola, el lujoso equipamiento, el deportivo volante y pedalier, y el excelente bacquet, también cómodo y mullido, pero de muy buena sujeción lateral, hacen de este un coche redondo. Me gusta por dentro y por fuera: la doble salida de escape y las llantas de aleación negras de 18 pulgadas son espectaculares. Haciendo un gran esfuerzo encuentro que no me gusta la enorme luz que desprende el indicador de la temperatura del habitáculo cuando circulamos de noche… lo sé, es una chorrada. ¿Las plazas traseras? También me dan igual. Ya sé, el suelo del maletero, es muy fino y poco Premium. Si quieres un coche divertido y con mucho carácter, sin nada que envidiar a un Renault Clio RS Trophy, un Opel Corsa OPC o un Peugeot 208 GTI échale un vistazo a este DS3 Performance… claro que esos rivales no son Premium.

Ficha Técnica: DS3 Performance

Número de puertas 3
Tipo de carrocería berlina con portón
Precio 27590
Motor CC 1598
Cilindros 4
Válvulas por Cilindro 4
RPM potencia máxima 6000
Potencia máxima/CV 208
Par Máximo Nm 300
RPM Par Máximo 3000
Tipo de Carburante sin plomo
Emisiones EU6
Transmisión manual
Número de Marchas 6
Tipo de tracción delantero
Urbano l/100km 6.9
Extra Urbano l/100km 4.6
Mixto l/100 km 5.4
CO2 g/km 125
Velocidad Max km/h 230
Aceleración 0-100 km/h 6.5
Dirección asistida serie
Control de Estabilidad serie
Cierre centralizado serie
Llantas aleación ligera
Aire Acondicionado serie
Retrovisores ajustable eléctricamente
Elevalunas Eléctrico (Delantero) serie
Regulador de Velocidad serie
Sensor de Aparcamiento (Trasero) radar
Airbag Frontal Conductor serie
Airbag Frontal Pasajero serie
Airbag Lateral serie
Capacidad Depósito de Combustible 50
Largo mm 3954
Ancho mm 1715
Alto mm 1483
Distancia entre ejes mm 2464
Peso en orden de marcha kg 1175
Capacidad de carga en litros - asiento trasero desplegado 285/980

 

Ramiro Mansanet.