1.	La presencia del Stinger es genuinamente KIA. Sin duda es una opción interesante frente a los BMW, Audi o Mercedes de su misma categoría1. La presencia del Stinger es genuinamente KIA. Sin duda es una opción interesante frente a los BMW, Audi o Mercedes de su misma categoríaRafa Nadal es la imagen de KIA a nivel mundial, hace spots para el fabricante coreano, fotos, y acude a algún evento… pero nadie le obliga a dejar su Aston Martin en el garaje para disfrutar al volante de su KIA Stinger V6 GT. El Stinger es un coche muy especial, digno del mejor jugador de Tenis, y de cualquiera que se atreva a probar un Stinger y valorar diseño, prestaciones y comportamiento.

Con un estilo inequívocamente KIA… dibujado por las nuevas normas de diseño del fabricante coreano, aunque con la apariencia de un Aston Martin o un BMW, el Stinger atrae con su deportivo exterior y también con su lujoso habitáculo. Un  KIA con motor V6, con tracción total y con 370 CV es el culpable de que muchas miradas sorprendidas y complacidas giren su cabeza ahora hacia KIA. El Stinger presenta una deportiva silueta en arquitectura de cuatro puertas en la que los ocupantes de las plazas delanteras, mucho mejor servidos, encuentran ante sí un atractivo tablero revestido en mullidos plásticos negros de tacto agradable, piel y aluminio, además de una gran pantalla táctil multifunción (climatización, audio, navegación, etc) preside la consola central. El más deportivo y grande de los KIA alcanza una impresión general de lujo y deportividad global, tanto por dentro como por fuera, con un equipamiento muy completo que monta todo lo imaginable, y tenemos mucha imaginación… desde los diferentes programas de uso, como el Smart, ECO, Comfort, Sport y Sport+ ya con los controles de tracción y estabilidad anulados, a la función de control de crucero inteligente con regulación automática de velocidad en función del coche que nos precede, la proyección de la velocidad e indicaciones de navegación sobre el cristal delantero en el punto de mira del conductor, sin olvidar el quizás poco interesante sistema de calefacción en el volante… pero sin duda este coche está reservado a manos muy sensibles o acostumbradas a mimos, ya sean las de Rafa Nadal tras los partidos, u otras menos acostumbradas al trabajo duro.
Las suspensiones muestran una buena eficacia, con el confort de bacheo puesto por delante del control de las oscilaciones, y con unos  reglajes más dinámicos, e incluso diferentes tarados de la asistencia de dirección en función del programa de uso elegido en cada momento, especialmente evidente en el programa Sport y Sport+, que se disfruta muy especialmente cuando se quiere ir rápido, aunque se pague un pequeño precio en confort. También ayudan a esa estabilidad y deportividad las llantas de 19 pulgadas con gomas 225 mm en la banda de rodadura y perfil de 40, con un espectacular diseño de cinco radios dobles que dejan ver las imponentes pinzas de color rojo firmadas por los especialistas de Brembo, pinzas de cuatro bombines que no desfallecen fácilmente incluso cuando su uso es intensivo en un circuito.
Los responsables de KIA sacan pecho con la nobleza del motor V6 de 3,3, y desde luego nos es para menos… porque el propulsor biturbo de 24 válvulas rinde 370 CV de pura raza y con una sonoridad agradable y no muy deportiva ni ruidosa, muy elástico con un par motor disponible desde casi el ralentí, y con un consumo contenido que difícilmente baja de los diez litros, contenido siempre que tengamos en cuenta que se trata de un coche de dos toneladas de peso, tracción total y los mencionados 370 CV. El Stinger lleva una caja automática de ocho velocidades con convertidor de par… una caja sensacional por suavidad de funcionamiento, también por velocidad en la inserción, y nuestra unidad, que montaba levas, funcionaba tan bien, que parecía más un doble embrague que un convertidor de par. Además, esta caja de cambios es completamente diseñada y fabricada por KIA, lo que aporta un plus de consideración por nuestra parte. En el lado menos positivo hay que decir que el control electrónico de seguridad es un tanto restrictivo (no puedes pasarte de vueltas, y no te dará una marcha inferior hasta que haya suficiente margen en el giro del motor), y esto no genera toda la confianza deseable para ir al límite en su conducción… pero nadie es perfecto. La tracción total es permanente a las cuatro ruedas y es capaz de enviar al eje trasero entre un 60 y el 100 del par en función de las necesidades de cada momento por medio del sistema de control vectorial de par. La capacidad de tracción es excelente y la sensación es que siempre hay un poco más de par en el tren trasero, por lo que el tacto al volante se hace más ligero, más agradable.
El conjunto es realmente bueno. Frente a Audi o BMW lo tiene difícil, más que nada por prestigio, y porque es difícil que un comprador quiera gastar más de cincuenta mil euros en un coche que  no sea de una marca Premium, pero el KIA Stinger es una opción inteligente, una demostración de poderío de los ingenieros coreanos, y un coche de una marca generalista que poco o nada tiene que envidiar a una marca Premium.

2.	Sus 4,83 metros de largo y sus 1.909 kilos de peso aportan una excelente presencia y es un coche ideal para viajar… y también para disfrutar de un virado tramo de montaña.2. Sus 4,83 metros de largo y sus 1.909 kilos de peso aportan una excelente presencia y es un coche ideal para viajar… y también para disfrutar de un virado tramo de montaña.3.	Tiene dos niveles de dureza de suspensión, y cinco modos de uso: Smart, Eco, Comfort, Sport y Sport+.3. Tiene dos niveles de dureza de suspensión, y cinco modos de uso: Smart, Eco, Comfort, Sport y Sport+.4.	El motor empuja mucho, y el Stinger se traga los kilómetros destacando más por el empuje de su potencia que por el lastre de su peso4. El motor empuja mucho, y el Stinger se traga los kilómetros destacando más por el empuje de su potencia que por el lastre de su peso9.	El Stinger incluye toda la tecnología y refinamiento de KIA para diferenciarse del resto de la gama e incluso de otros fabricantes9. El Stinger incluye toda la tecnología y refinamiento de KIA para diferenciarse del resto de la gama e incluso de otros fabricantes