160204   Retro  Jacky Ickx, agonía y éxtasis en las 24 Horas de Le Mans en 1977   02160204 Retro Jacky Ickx, agonía y éxtasis en las 24 Horas de Le Mans en 1977 02Es la tercera de las 10 historias inspiradoras que forman la preselección de la nueva campaña de Dunlop: Great Fightbacks.


24 Horas de Le Mans (1977)


Jacky Ickx realizó en Le Mans una de las remontadas más fantásticas jamás recordadas, alcanzando el liderato desde la posición 41. Pero de repente, un pistón reventó. ¿Podría el coche completar la vuelta final?


Recuperar la confianza en Le Mans en junio, y llegar por todo lo alto a las puertas de la Fórmula 1 en julio. Parecía demasiado sencillo para los dos gigantes franceses: Renault y Michelin. Pero, como sus Alpine A442 Turbo habían podido comprobar de forma tan concluyente en 1976, derrotar a Porsche nunca ha sido tarea fácil.


No se había dejado nada en manos del azar. Un novedoso y actualizado modelo fue testado sin descanso ni piedad en Paul Ricard, requisando incluso aeródromos y autopistas para replicar la recta Mulsanne. Se construyeron tres nuevos chasis (para una única carrera) y el Renault Sport se pintó de amarillo para la ocasión. No se había visto nada igual desde la política de tierra quemada de Ford a mediados de los años 60.


Definitivamente Porsche era un hueso duro de roer, pero era un hueso que había empezado a romperse. Su tan probado modelo 936 había sido modificado: más corto, bajo y estrecho, desarrollado sobre un chasis ya existente y con 20 caballos extra y una mejor respuesta del acelerador, obtenida gracias a la adicción de un nuevo turbocompresor. Un presupuesto ajustado restringió su preparación a la pista de pruebas de la compañía en Weissach y limitó su participación en carrera a dos vehículos. Y Jacky Ickx solo podía conducir uno cada vez.


El belga se había desenamorado de la Fórmula 1 y además había caído en desgracia. Limitado a una aparición esporádica en Mónaco sustituyendo a Clay Regazzoni, se había concentrado en las competiciones sport. Sin embargo, su emparejamiento con el tricampeón en Le Mans Henri Pescarolo hizo patente un desequilibrio en el equipo, ya que su 936 fracasó al retirarse cuando iba segundo después de 45 vueltas, a causa de un pistón perforado.


Se decidió introducir a Ickx en el otro coche, compartido por el ingeniero-piloto Jürgen Barth y el novato estadounidense Hurley Haywood, y el efecto fue absolutamente eléctrico. Cuando todo el mundo lo daba por perdido, debido a un defecto en la válvula de inyección de combustible que le había desplazado a la posición 41 después de solo 2 horas, empezó a resucitar.


Aunque el coche sufría más sobreviraje que su original, Ickx parecía invencible durante la noche y se hizo con el récord de vuelta, en manos del Matra de François Cevert desde 1973. El Porsche equipado con neumáticos Dunlop estaba siendo capaz también de dar 5 vueltas extra entre repostajes.


No había necesidad de que a Renault le entrará el pánico. Por ahora. Tampoco había necesidad cuando su tercer coche, retrasado 10 minutos antes de la carrera debido a una fuga en un colector, sufrió problemas en un pistón a las 3 de la mañana.


Las verdaderas razones para preocuparse comenzaron cuando su segundo coche sufrió una avería que le hizo perder 90 minutos. El piñón del motor estaba siendo todavía reparado cuando el Porsche le adelantó.


Sin embargo, la ventaja del primer Alpine era de seis vueltas y no parecía que Jean-Pierre Jabouille y el único piloto no francés del equipo, Dereck Bell, fueran a dejar que esa brecha disminuyera. Pero a las 9 de la mañana, otra vez el motor volvió a fallar. Ickx y Porsche eran ahora los líderes.


Patrick Depailler, con su caja de cambios reparada, era la última esperanza para Renault. Sin embargo, ésta se esfumó con 4 horas por delante (¡Otra vez un pistón!). Los reproches, las acusaciones y los exámenes de conciencia no tardaron en llegar.


¡Esperad un segundo! Hay humo saliendo de la parte de atrás del Porsche…


Remontándonos a 1976, Renault había ofrecido su transmisión al equipo británico Mirage. Súper enfocados en neumáticos de gran diámetro, la incapacidad de sus coches para sacar el máximo de revoluciones en recta los hacía poco competitivos, pero muy fiables. Uno se había quedado sin combustible después de 59 vueltas, pero a falta de 45 minutos, el superviviente, conducido por Jean-Pierre Jarier y Vern Schuppan, fue de repente a la caza.


Mientras tanto, Porsche analizaba a partes iguales tanto su estática y silenciosa máquina como el reglamento. La decisión de empezar a competir de forma conservadora y acelerando parcialmente había resultado ser un error y la consecuencia de esta débil combinación era que un pistón se había derretido.


Sin embargo, no todo estaba perdido. Un coche podía clasificarse completando la última vuelta en un porcentaje determinado de su penúltima vuelta. Un plan se había comenzado a cocer.


Con un cilindro retirado y un incongruente gran reloj pegado a su volante, Barth lanzó al herido 936 a la pista. El barbudo alemán fue seleccionado para esta estresante tarea debido a su amplio conocimiento mecánico y porque Ickx había llegado al máximo permitido de tiempo al volante. La ventaja seguía siendo grande, pero no había ninguna garantía de nada. A las 3.59 de la tarde, Barth comenzó la vuelta definitiva.


De vuelta al año 1968, conduciendo un Ford GT40 (con el equipo JWA, que era el mismo que ahora corría con los Mirage), Ickx había negado su victoria inaugural a Porsche en Le Mans en una emocionante jugada final. En aquella ocasión, había sentido el control y la confianza en todo momento. Pero esta vez, en el apogeo de su poder, estaba indefenso y nervioso. Había realizado una de las actuaciones más sublimes y duras de la historia de Le Mans y había igualado el récord con su trío de triunfos, pero lo había logrado arrastrándose para alcanzar la victoria final.

 

160204   Retro  Jacky Ickx, agonía y éxtasis en las 24 Horas de Le Mans en 1977   01160204 Retro Jacky Ickx, agonía y éxtasis en las 24 Horas de Le Mans en 1977 01