Interrumpida desde 1985, este domingo 12 de Octubre, se ha celebrado la XXV edición de la Carrera en Costa Pont de Vilomara, organizada por el Moto Club Manresa. Una clásica del circuito catalán de montaña con algunas modificaciones en su trazado debido a la “jubilación” de gran parte del trazado anterior, cosa que ha hecho que los participantes se encontrasen con una “pista” más que una carretera de montaña.

Curvas entrelazadas muy amplias, una chicane, cuatro rotondas y un tramo final que recuperaba aquella carretera que hacía los honores en su primera edición, allá por el año 1964.

La carrera ha constado de cinco subidas, dos a modo de entreno, y tres carreras de las que sumaban los dos mejores tiempos. Todas ellas han despertado a numeroso público que ha disfrutado de esta mañana esplendida, y la mejor de ellas la ha realizado el piloto de la Escuderia Gredos, Juan Castillo, con un Speed Car en 1’47”546. La prueba ha terminado pronto para el ya Campeón de esta edición, ya que Jordi Galofré ha roto un palier saliendo del parque de trabajo. No obstante de esta baja importante, hemos podido ver a un Gerard de la Casa espléndido, haciendo disfrutar a todos los espectadores con sus “cruzadas” en las curvas de esta prueba. Tal vez el saberse ya Campeón en la categoría de turismos, y que el trazado se lo estaba pidiendo, ha hecho que tanto él como los asistentes, hayamos disfrutado de lo lindo. Su segundo lugar en la general así lo demuestra. Completando el podium encontramos a un muy regular David Grau, con Speed Car, que cada vez va tomado más confianza con su vehiculo.

La tercera subida de carrera ha debido de ser retardada a causa de un accidente, afortunadamente sin consecuencias físicas para el piloto, del BMW 325 E-30 de Dani Rabaneda que ha impactado contra el quitamiedos. Como curiosidad está circulando alguna foto comparativa entre ediciones pasadas y actuales, en concreto de Gerard de la Casa, antes con su Renault R5 Maxi Turbo y la actual con su Seat Cordoba WRC. Tal vez más espectadores, más balas de paja y … menos cintas!!! que a los fotógrafos nos hacen la vida imposible. Otra “recuperación” ha sido la de Didier Sieve, el carismático y simpático piloto esta vez con un BMW M3 E36, ex Chaume.

Texto y Foto: jaume Soler

Extenso reportaje y fotos en el próximo número de la edición impresa de Motor&Sport